Múltiples estudios indican que la presencia de plantas en el ambiente tiene un efecto beneficioso en tu salud, tanto mental como física. Trabajar con las plantas (regarlas, trasplantarlas, etc.) tiene un efecto desestresante reconocido, solo con verlas calma la mente.

En la oficina, són muchas las ventajas de agregar plantas vivas a la decoración. Los espacios de trabajo que tienen una buena proporción de plantas verdes se beneficiarían de una reducción del absentismo y una mejor sensación de bienestar de los empleados. ¡La productividad aumenta bastante y las ganancias también!
Incluso en la escuela, las calificaciones aumentan cuando el aula contiene plantas.


¿Por qué su súper poder terapéutico?

Algunos de los beneficios de las plantas son principalmente físicos: las plantas filtran el aire de las impurezas, aumentan la humedad relativa y reducen el ruido de fondo, todos los factores que afectan positivamente la salud humana.

Pero el efecto psicológico parecería aún más importante. De lo contrario, ¿cómo explica el hecho de que las personas que ven plantas a lo lejos, sin siquiera acercarse a ellas, tocarlas o aprovechar la filtración de aire que ofrecen, son más felices y están menos ansiosas?


Cohabitar con plantas

No es necesario llenar tu casa con plantas para aprovechar los efectos psicológicos de su presencia: una planta de interior dispuesta aquí y allí es todo lo que se necesita para ayudar a reducir el estrés.

Mantener las plantas es aún más terapéutico que solo mirarlas. Cada vez que hundes un dedo en la tierra para verificar si necesita riego, tu nivel de serotonina aumenta.
Mímalas poniendo un paño húmedo sobre las hojas para eliminar el polvo. Tócalas, habla con ellas. El contacto con las plantas siempre trae una dulce sonrisa.

¡Todos necesitamos más verde en nuestra vida!